Productos naturales que amamos en nuestra rutina de belleza - CRBYE Magazine

Productos naturales que amamos en nuestra rutina de belleza

Cada vez más, las personas prefieren lo natural; y es lógico, no hay nada mejor para nuestra salud y nuestro bolsillo.

En nuestra rutina de belleza hay productos que llegaron para quedarse; a continuación veremos los favoritos.

Aceite de coco:  los ácidos grasos de este aceite le aportan brillo y suavidad, además de reparar las hebras dañadas.

Haz una mascarilla con algunas gotas, cubre el cabello con una toalla o gorro de baño y deja actuar 40 minutos antes de enjuagar. Primero, aclara con agua caliente y, después, con agua fría para que se cierren las cutículas del pelo.

Para el rostro, se puede utilizar para desmaquillar; como exfoliante para tus labios mezclándolo con azúcar; para hidratar tu piel  puedes ponerlo directamente en la piel o mezclarlo con tu crema favorita.

 

 

Aceite de almendras: Lo primero que debes saber es que tiene, mayormente, aplicaciones cosméticas, pero también ayuda en algunos problemas en la piel, como son los eccemas o el acné. Sirve para hacerse masaje ya que ayuda a calmar la ansiedad y el estrés.  Atenúa las estrías ya que ayuda a la circulación, promoviendo la reducción de las mismas.

Puede usarse como desmaquillante y para prevenir la aparición de arrugas.

 

 

Aceite de ricino: Aunque es conocido por sus efectos laxantes, este aceite tiene la propiedad de estimular el sistema inmunológico y aliviar heridas de la piel.

Sirve para que las pestañas se vean más abundantes y alargadas; también se puede colocar en las cejas. Se aplica usando el pincel o la brocha de una máscara de pestañas. Repetir todas las noches antes de dormir y no enjuagar.

Para reducir las ojeras se debe aplicar una gota de aceite de ricino con el dedo anular debajo de los ojos y realizar un pequeño masaje circular para que penetre mejor, y dejar que actúe toda la noche.

Si tienes uñas quebradizas y frágiles, aplica aceite de ricino con un algodón en cada una de ellas, o bien vierte unas gotas en el esmalte. Al ser una buena fuente de vitamina E, las mantendrás con un aspecto hermoso.

 

Sábila: Nutre e hidrata profundamente: su elevado contenido en mucílagos, grasas insaturadas, vitaminas, aminoácidos y polisacáridos le otorgan la capacidad de penetrar hasta las capas más internas de la piel y nutrirla en profundidad. Combate la sequedad de la dermis e impide la pérdida de su humedad natural.

Elimina manchas y cicatrices: aclara las manchas oscuras que aparecen como consecuencia de las exposiciones solares o la edad, gracias a la vitamina C y E que contiene.

Alivia irritaciones y quemaduras: favorece la sanación de la piel cuando presenta irritaciones y enrojecimiento, proporciona un gran alivio tras el afeitado o la depilación.

Mascarilla hidratante: mezclar 2 cucharadas de gel de aloe vera, la yema de un huevo, 1 cucharada de yogur natural sin azúcar y 1 cucharada de aceite de oliva. Es un tratamiento ideal para hidratar la piel seca y protegerla frente a la acción dañina de los agentes externos contaminantes.

Mascarilla antiacné: mezclar 2 cucharadas de gel de aloe vera, 2 cucharadas de zumo de limón recién exprimido y 1 cucharada de miel. Disminuye el exceso de grasa en el rostro, desinflama los granos e impide la formación de impurezas.

Mascarilla para las manchas de la cara: mezclar 3 cucharadas de gel con 5 cucharadas de agua de rosas. Aclara las manchas oscuras y atenúa cicatrices.

 

 

Avena: Ayuda a hidratar la piel, ideal para eliminar impurezas de la piel, ayuda a eliminar células muertas.

Solo necesitas 1 yogur natural, 2 cucharadas de agua de avena, 1 cucharada de miel y 1 clara de huevo. Mézclalo todo bien hasta que obtengas una textura homogénea.

Al momento de aplicártela lava bien tu rostro y sécalo con una toalla. Añade la mascarilla por el rostro con cuidado de no llegar a los ojos, deja actuar entre 15 a 20 minutos y finalmente retira con agua tibia.

Toda la piel de tu cuerpo pueda beneficiarse de las cualidades del agua de avena. Y se convierte sin duda alguna en una de las opciones más sencillas y fáciles.

Basta con llenar una bañera con agua caliente y añadir un litro de agua de avena. Luego sumérgete en el baño durante 15 minutos.

 

 

Deja un comentario

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: