Paseando por Guayabo de Cartago

Con un día espectacular nos encaminamos hacia el Monumento Nacional Guayabo, pero como no siempre las cosas pasan como uno las planea, nos faltó muy poco para llegar.

Ante la decepción de no poder llegar por un desperfecto del carro nos sentamos a esperar y entonces inició la aventura!

Pasó un señor -don Sergio- y nos preguntó si todo estaba bien; dice que al ver el carro estacionado pensó que era una parejilla comiendo moras…jajajaja,   ya le contamos la historia, y nos invitó a conocer su finca.

No puedo explicarles la emoción de conocer la vida del campo, no de una forma artificial como lo vemos a veces en lugares turísticos, sino de la forma  real. Conocer la forma de vida de la gente de esos lugares que son tan hermosos y alejados de este caos de ciudad.

Por primera vez ordeñé una vaca, claro no logré ni un vaso jaja, pero pasar ese día ahí me resultó por mucho más memorable que llegar al destino planeado originalmente.

En el trayecto a Turrialba nos encontramos a unas personas que practican parapente, luego les contaré los detalles; es demasiado hermoso ese lugar y la adrenalina de practicar ese deporte.

Los que me siguen en Instagram saben que soy una fiebre del turismo rural y todo lo que tiene que ver con ecoturismo, por lo que el no haber llegado al Monumento y poder compartir casi todo el día en esa finca se convirtió en el mejor regalo de navidad.

Toda esta experiencia me dejó varias enseñanzas: primero, que Dios es maravilloso; quizás pudimos haber sufrido un accidente y no pasó nada más,  gracias a que el carro se varó por algo tan sencillo como el clutch, disfrutamos una nueva experiencia en familia; segundo, siempre hay que tomar las cosas de manera positiva  (no hay mal que por bien no venga); tercero, cada vez que algo no sale como lo planeas es buen momento para buscar la enseñanza y aprovechar para enseñarle a nuestro hijo que cosas así pasan todo el tiempo, no siempre podemos lograr todo y eso no tiene por qué ser motivo de frustración.   A veces nos  enojamos con nuestra pareja como si fuera culpa de ellos que algo se dañe, y ellos están igual de preocupados que nosotras, así que hay que ser más asertivas con ellos,

Pensamos que unos motociclistas que iban adelante y no nos permitían pasar eran una molestia porque íbamos súper lento, ahora pensamos que probablemente eran ángeles que nos cuidaban y no dejaron que el carro tomara más velocidad antes de sufrir el desperfecto.

Vinimos felices, cansados, con queso, lechuga y con la promesa de volver a visitar a los nuevos amigos; la gente de los pueblos es  tan especial, que vale la pena darse la oportunidad de conocerlos y  valorarlos. El trabajo que hacen es tan importante y a veces no tenemos conciencia de ello.

Consejo de oro, tener póliza de seguro siempre!  excelente servicio del INS por cierto! Nos enviaron grúa y servicio de Taxi, que resultaron excelentes personas también (habitantes de la zona además).  La operadora del INS, Gloriana,  se preocupó porque todo saliera perfecto.  Para ella también nuestro agradecimiento especial.

A horas de terminar este 2018, año de muchos contrastes, de cosas muy buenas y otras no tanto, con algunas «amistades» perdidas por la política y otras nuevas que tienen los mismos valores y anhelos, no puedo más que agradecerles tomarse el tiempo para leer mis artículos, por seguirme en las redes sociales y por estar ahí como testigos y amigos que poco a poco nos conocemos y nos acompañamos.

Que Dios los llene de bendiciones y que este 2019 sea de gran aprendizaje y traiga paz y prosperidad a nuestro país.

Se les quiere!

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: