Y calentó el Sol en Costa Rica

Luis Miguel cantó y encantó.

Nos escapamos a ver  al único e irrepetible  Sol de México!

Después de tanta espera llegó el día, hace años que deseaba ir a un concierto de  Luis Miguel, uno de mis cantantes favoritos. Me imaginé mucho ese día, pensaba ir con mi esposo y con alguien más a quien he amado mucho, pero  por esas cosas raras de la vida no fue posible, así que nos escapamos solitos los dos  al estilo más  romántico.

Al ser las 7:35 p.m.  inició lo que tantas personas esperaban. Muchas eran las expectativas por los ya conocidos y comentados incidentes durante la gira México por siempre!  No les miento si les digo que tenía cierto «miedillo» de que algo tan esperado resultara un fracaso.

Cuando inician las primeras notas me volvió la tranquilidad, ¡esa voz está intacta! tiene la presencia que llena el escenario, no necesita mayor show para que mantener a todos pendientes de lo que hace.

Coreamos cada canción, tanto hombres como mujeres bailaban, gritaban, era una locura! me hizo gracia  ver a unas chiquillas que estaban al lado nuestro que podrían tener uno 15 años, se sabían TODAS las canciones, incluso las de la época de juventud de Luis Mi.

Ahora sí, lo «no bonito» fueron  sin duda las pausas entre las canciones, su constante enojo por el sonido; se nota que no hay buena química entre el equipo y eso transmite tensión a los asistentes.

Unos chicos que estaban al lado le gritaban: » no te enojés Mickey» llevala tranquilo, estás en tiquicia!  al fin y al cabo somo el país más feliz del mundo.

Si bien es cierto, se nota que algo pasa, no sabemos si es  que el equipo no le llega al nivel de perfección  que Luis Miguel desea,  ¿ será que como mucho se comenta, no escucha bien?  En fin, creo que merece la pena hacer una distinción entre lo técnico y  la parte artística, aunque al final todo se convierte en una sola cosa, de ahí el estrés que maneja, porque los fallos en un concierto los carga siempre el artista.

Luis Miguel como cantante sigue siendo único, su voz potente y dulce no tiene igual. La elegancia con la que se presenta en el escenario no sólo le da prestancia a él, para mí es una forma de respetar a su público. su música tiene ese » je ne sais quoi» que a pesar de los años sigue sonando actual y con una instrumentalización que no puedo comparar con nadie más.

Es una lástima que los incidentes hayan hecho tanta bulla, él sigue siendo para mi gusto un gran cantante; ha pagado caro la fama que tiene y eso es entrar en la esfera personal,  cosa que no me compete.

Ojalá que logre arreglar esos detalles negativos en los próximos conciertos, ojalá que lo malo haga menos ruido que lo bueno y esperemos que pronto se reinvente porque voz y estilo da para rato.

Les comparto unas súper fotos del concierto.Gracias a David Chacón Fotografía.

 

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: